Escrito por: Esteban Gómez // No Comments

Cuando vamos a comprar tenemos bastante claro nuestros derechos, por ejemplo sabemos que los productos tienen un período de garantía obligado por ley, que debemos exigir una factura o ticket de compra y que si algo no funciona podemos acudir a quejarnos a una asociación de consumidores. De todos modos, seguramente no será necesario llegar a tal extremo y sólo con ir a ver al vendedor arreglaremos la mayoría de los problemas.

¿Qué pasa en Internet? Más o menos lo mismo. Tenemos los mismos derechos que si compramos en la tienda de la esquina, sino más. Aunque desde un punto de vista práctico, es más complicado cambiar un producto defectuoso si la empresa está a 1.000 kilómetros de distancia que si está a 100 metros.

Hay que tener en cuenta también que si residimos en el mismo país que la empresa o tienda en la que compramos, en caso de existir algún conflicto, la jurisdicción va a ser muy clara puesto que tanto la compra como la venta están reguladas por las mismas leyes.

En cambio, si la compra se realiza en un país y la venta en otro, pueden existir incompatibilidades entre las leyes de los dos paises y puede darse la existencia de un vacío legal en ciertos aspectos.

Puedes ampliar información sobre los derechos de los consumidores en Internet en www.econsumer.gov. También encontrarás como canalizar tus quejas y muchas cosas más.

Be Sociable, Share!